Sufructuosa, música en llamas

16/12/2016


Sótano gris, luces de colores, invitados exclusivos, batería, órgano y bajo: el preludio para la llegada de la gran guitarra. El clima intimista fue el marco ideal para que Sufructuosa presentara su disco “En llamas”. Aplausos. Calor en el escenario. Ezequiel se deshace de su camisa negra para vestir al ciervo como un miembro más de la banda. Los acordes de “Carolina”, “El Faro”, “La Lluvia” y “Palabras” crearon una atmósfera ascendente de risas y pies bailarines. Los comienzos suaves eran un engaño para el desembarco furioso de la batería, el riff envolvente y la enorme voz de Ezequiel. La antesala a la despedida llegó con “Muriéndome” y el increíble punteo de guitarra. Algunos bailaban, otros aplaudían y todos coincidíamos en que teníamos ganas de más… Sufructuosa cumplió de la mano de “Vampira”, cuyo video fue filmado en el mismo lugar donde nos encontrábamos. Fue el disfrute total de un repertorio impecable de la mano de Ezequiel Bagnasco en guitarra y voz, Fernando Lighezzolo en teclado, Javier Travaglini a cargo de la batería y Teo Santa María en el bajo y coros. El final fue explosivo con sonrisas llenas de gratitud. Fueron once temas que nos transportaron a diferentes climas, del pop al blues y del rock oscuro a una buena melodía de amor. No hubo palabras de cierre… ¿para qué? Ya se había dicho todo.