Una noche al estilo británico

25/02/2017
 


Después de disfrutar de un enero y febrero cargado de música y rodeado de artistas que trabajan por y para sus carreras, De La Cuerda tuvo el gusto de pasar el último sábado de febrero en The Temple Bar, un espacio con una energía realmente única que se llena de personas que buscan no sólo disfrutar de su oferta gastronómica, sino también de sus sesiones de música en vivo. Las Temple Live o Jam Sessions generan noches cargadas de grunge, funk, soul, pop y rock que provocan te vayas pensando en cuándo volver.

Las puertas abrieron a las 21 hs. y rápidamente las mesas con mejor vista hacia el escenario se ocuparon para presenciar lo que serían horas de música en vivo en tributo a dos bandas icónicas para la cultura a nivel global. Con respeto, admiración y, sobre todo, preparación y profesionalismo, Oeisis y The Beagles serían los encargados de homenajear a las bandas de Mánchester y de Liverpool en una verdadera Brit Night.


Entrevistados previamente por el programa de radio de #TLS, Oeisis conversó con De La Cuerda acerca de cómo viven y se preparan para dar un espectáculo en honor a los hermanos Gallagher.

 

ORÍGENES DE LA BANDA
Mauro, en voz como Liam, y Martín, en guitarra y voz como Noel, tenían cada uno su propia banda tributo y no fue hasta que quedaran vacantes entre sus integrantes para que dieran entre sí y formaran Oeisis a fines 2015.
Actualmente muy activos y con presentaciones en provincia y Capital, tienen un vínculo fuerte con la banda británica desde hace muchos años. A sus 13 años, Mauro escuchó “Live forever” y decidió que en algún momento tendría su propia banda tributo a Oasis. Luego, un sueño hizo que se levantara con el tema “Slide away” en su cabeza y, como si de una epifanía se tratara, lo llevó a formar, finalmente, su banda. Además, siempre sintió una fuerte conexión con Liam, un complemento a lo que Mauro es, tiene o le gustaría tener.
Martín comenzó a escuchar Oasis a los 17 años, justo el año anterior a que Oasis confirmara la separación. Descubrió “ese algo” que lo fascinó y quiso sonar como ellos. Comprar su primer instrumento, aprender de manera autodidacta y empezar a tocar lo llevó a conocer otras personas que buscaban lo mismo que él.

 

¿CÓMO EXPLICARÍAN LA “MAGIA” DE REALIZAR UN TRIBUTO?

Hacerlo es una decisión, lo que queremos hacer y nos llena. No es nada fácil hacer un homenaje porque tiene un trasfondo de estudio de cada paso, sonido y gesto para reproducir a los hermanos Gallagher, sin mencionar que no es nada fácil imitar a Liam y Noel.
Se trata de dedicación… y siempre desde el lugar del respeto.

 

 

¿CUÁL ES LA REPERCUSIÓN QUE LOGRAN EN EL PÚBLICO TRATÁNDOSE DE UNA BANDA TAN POPULAR?

Los clásicos los conoce todo el mundo y es altamente probable generar un vínculo desde ese lugar. Suele haber un rechazo hacia bandas tributo y es posible que haya bandas que no entreguen algo de calidad, pero no significa que la gente se pueda llevar una grata sorpresa.
Nosotros buscamos emular el espíritu de Oasis en el escenario, no en el afuera. Sabemos quiénes somos y tenemos una identidad propia. El homenaje se rinde en el escenario sin tener nada improvisado, con un alto nivel de profesionalismo que resulte en una presentación fiel a la banda original.

 

LA IMPRONTA PROPIA DE USTEDES COMO INTEGRANTES DE UNA BANDA, ¿LOGRA COLARSE EN EL HOMENAJE?
Yo (Mauro) trabajo mucho la voz de Liam y cuando algo se filtra busco restringirlo. No quiero incluir elementos propios porque, de lo contrario, se trataría de una banda de covers al estar reversionando. Estudio a Liam desde cómo mueve pie y cómo guiña el ojo, todo. Soy el que hace el personaje y este personaje está en el vivo.
Martín tiene un trabajo intenso tanto de guitarra como de voz y siempre sube la vara para aplicar todo su potencial día a día.

 

 

 

¿QUÉ SIENTEN AL RECIBIR ELOGIOS?
No nos “subimos al caballo”. Recibimos muy bien las críticas constructivas y las tratamos con mucho respeto. Desde la humildad, consideramos que todo es aprendizaje.

Listos para el show, Oeisis abrió la jornada generando un ambiente increíble en tan sólo minutos. La audiencia, entre ellos nosotros, no podíamos evitar cantar y movernos al ritmo de los hits con los que crecimos y, entre aplausos, ovaciones y pedidos de canciones, los chicos de Oeisis lograron que el tiempo no existiera. 

 

 

Llega el turno de The Beagles y fue imposible no notarlo. Todos volteamos a ver y dar paso a sus  integrantes con trajes y peinados sumamente reconocibles. Parados en el escenario y con una semejanza admirable, inició la segunda parte de una noche memorable. Codo a codo entre tarareos y baile, el público vivió el espectáculo con la misma intensidad que los músicos interpretaban los temas.

Pudo apreciarse en el escenario, y al pie de la letra, todo lo que los chicos de The Beagles nos contaron previo a la presentación y que marcaría la razón de su formación para hacer honor al famoso cuarteto.

 

 

¿EN QUÉ AÑO NACE LA BANDA Y QUE LOS MOTIVÓ A FORMARLA?
El fanatismo y pasión por la música de The Beatles hizo que creáramos la banda en 2007. Es una locura que sentimos hacia ellos. Hacemos un homenaje de tipo “banda clon”, un espectáculo musical que también involucra una presentación a nivel escénico y de imagen. Tocamos con los mismos trajes, arreglos, instrumentos y peinados que ellos. Buscamos llevar a cada uno que nos escuche y vea a descubrir o redescubrir a los Beatles, incluso representando cómo se manejaban ellos en escenario. Se trata de una ilusión, de revivir la fantasía de ver a The Beatles.

 

 

¿CÓMO SE PREPARAN PARA PRODUCIR UN SHOW COMO EL QUE USTEDES DAN?
Involucra mucho trabajo individual, por instrumento, y mucho de ensamble entre los cuatro. Además, estamos implementando que cante el baterista, no como voz principal sino con coros, porque los Beatles grabaron muchas veces las voces. Lennon o Paul llegaron a grabar dos veces la misma voz principal, que suena con otro “ataque”. Buscamos incluir los mismos arreglos, queriendo reproducir su sonido de estudio en lugar del vivo.
No nos quedamos sólo en la preparación. Tenemos una exigencia alta. Es un trabajo, no sólo diversión.

 

 
¿QUÉ REPERCUSIÓN TIENEN ENTRE EL PÚBLICO?
Recibir el aplauso y las felicitaciones del público te llega porque nos hace saber que estamos reproduciendo con calidad. Podés ver personas de todas las edades en nuestros shows, incluso chiquitos acompañados de los padres.
Que todos se quieran sacar fotos con vos, es impagable. Nos deja la sensación de que “algo estaremos haciendo bien”. Y que lo hacemos porque queremos, no por el reconocimiento, pero es una palmada en la espalda que te empuja hacia adelante.
Hubo chicos que armaron bandas Beatles después de vernos a nosotros. Dejar la semillita, sobre todo en chicos pequeños, es todo.

 

 

¿INCLUYEN UNA MARCA PROPIA EN SUS PRESENTACIONES?
Lo que tenemos nosotros es que hacemos algunas “cositas” cuando tenemos que hablar, durante o después de cada tema. También existen algunos arreglos en guitarra que no son exactamente iguales y que pueden pasar desapercibidos. Si bien es un homenaje, se puede apreciar una impronta nuestra. No es una réplica exacta. Y entre cada tema no estamos imitando a los Beatles, sino que somos nosotros mismos hablando al público, haciendo chistes entre nosotros, interactuando con la gente. No queremos que sea un tema atrás del otro, como un pasadisco.
Lennon tocaba el banjo y muchos acordes son de banjo. Muchos golpes de su mano derecha también son muy particulares, aún tratando de ser lo más parecidos posibles. Es acá donde creemos que existe una distinción entre “tributo” e “imitación”. Nosotros hacemos un tributo, tratamos de clonarlo y de reproducir música e imagen pero desde otra óptica, con cierta huella nuestra entre tema y tema. Tiene una cuota personal, sin dejar de reírnos, de disfrutarlo y de pasarla bien… no de estar únicamente concentrados en la réplica.
La parte vocal, por supuesto, es muy exigente. Y es la parte que más nos gusta a todos, es donde te sentís el personaje. Se trata de ser el personaje, pero incluyendo tu sello.


Y así, sin darnos cuenta, terminó una noche en la que todos los presentes vivimos la ilusión de ver, y especialmente de disfrutar, a los íconos de Mánchester y Liverpool.

 

¡A esperar la próxima Temple Live Session!